domingo, 8 de enero de 2012

Miguel Noguera y Charlie Brooker: pasadizos en la idea follar bajo amenaza.

Follar es un momento que normalmente suele llegarle a todo el mundo. Si todo va ok, sueles follar con una persona que te atrae, que te gusta y que, incluso, quieres. Luego la ficción se encarga de proponerte cosas feas relacionadas con este momento. Yo propuse una hace unos meses que consistía en imaginar a quien te follarías de las personas que realmente te caen muy mal o fatal. Lo llamé Odiar lo que te follarías y el ejemplo de más éxito fue Russian Red.

Con cara de "ódiame pero sé que me quieres follar".

Como veis, la idea propuesta es positiva, pues en este caso estás haciendo el amor con una persona que, a pesar de su carácter/comportamiento/opiniones, consideras que es sexualmente apetecible. No es un castigo, pues suponéis que el odio es recíproco pero el deseo sexual no, por lo tanto, es un premio y es doble. Estás teniendo placer mientras jodes -en los dos sentidos de la palabra- a la persona.

Ayer descubrí por Facebook que existe una serie que se llama Black Mirror y que es de Charlie Brooker, el mismo que creó Dead Set, la mítica miniserie británica sobre zombies. Como ésta me había gustado me interesé por el argumento de la nueva. Se trata de otra miniserie de tres capítulos independientes de una hora de duración cuyas historias no se relacionan entre sí pero que tienen como tema de fondo el uso de la tecnología en nuestras vidas y como se nos puede volver en contra en el momento más inoportuno.

En el argumento de la primera historia, The National Anthem, se propone lo siguiente: Un colgado ha secuestrado a la Princesa Susannah (como una especie de Lady Di en la historia) y ha subido un video en youtube con ella atada a una silla y leyendo lo que tiene que suceder para que no la maten y sea liberada. Resulta que el colgado le exige al Primer Ministro Británico que se tiene que follar a una cerda en directo y que el acto sexual ha de ser emitido por todas las cadenas del pais y en todas sus conexiones internacionales. Si no se folla a lacerda a la hora exigida y como él tio ha indicado que se tiene que grabar -dogma 95-, se cargan a la princesa y fin de la historia.



El argumento puede parecer super original de la muerte, claro. Pero qué me diríais si os mostrase que esta idea ya la tuvo Miguel Noguera cuando no lo conocía ni su madre. Tienes diez minutos para follarte un viejo, sino te van a matar.


Dos creadores que probablemente no tengan conexión ni en el tiempo ni el espacio han concebido la misma puta tortura para la mente humana: follar bajo amenaza. Son los nuevos Edgar Allan Poe y H.P. Lovecraft del siglo XXI. ¿Qué habéis hecho vosotros para atormentarnos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar.